Download Pedagogia y Politica de la Esperanza: Teoria, Cultura y by Henry A. Giroux PDF

By Henry A. Giroux

PEDAGOGIA Y POLITICA DE l. a. ESPERANZA. TEORIA, CULTURA Y ENSEÑANZA

Show description

Read Online or Download Pedagogia y Politica de la Esperanza: Teoria, Cultura y Ensenanza PDF

Similar pedagogy books

The Referral Engine: Teaching Your Business to Market Itself

The small enterprise guru in the back of Duct Tape advertising stocks his most useful lesson: the right way to get your shoppers to do your most sensible advertising for you. the facility of glitzy advertisements and intricate advertising campaigns is at the wane; observe- of-mouth referrals are what force enterprise this day. humans belief the advice of a pal, loved one, colleague, or maybe stranger with comparable tastes over something thrust at them by means of a faceless corporation.

Connecting Like Jesus: Practices for Healing, Teaching, and Preaching

A hands-on source for all Christians who are looking to converse with extra ardour and gear. Tony Campolo and Mary Albert Darling have teamed as much as discover the dynamic connection that happens while spirituality/spiritual practices are mixed with powerful conversation practices. church buildings and different non secular agencies depend upon the facility in their leaders and contributors to speak (speak, educate, and hold forth) inside their congregations and past.

Teaching Gifted and Talented Pupils in the Primary School: A Practical Guide

Utilizing tried-and-true examples, this book shows busy lecturers find out how to problem capable young ones of their mixed-ability classes-where time and assets are typically restricted.

Additional resources for Pedagogia y Politica de la Esperanza: Teoria, Cultura y Ensenanza

Example text

En el campo curricular, tanto los tradicionalistas como los empiristas conceptuales comparten los supuestos básicos de la cultura del positivismo. Por otra parte, esos supuestos modelan su visión del conocimiento de las ciencias sociales y la pedagogía del aula, así como la evaluación y la investigación en clase. Ambos grupos adhieren a una forma de racionalidad positivista en la cual se supone que: 1) las ciencias naturales proporcionan a los conceptos y técnicas propios de las ciencias sociales el modelo «deductivo-nomológico» de explicación; 2) las ciencias sociales deberían aspirar a descubrir proposiciones sobre el comportamiento humano con carácter de leyes empíricamente verificables; 3) los modos de investigación de las ciencias sociales pueden y deben ser objetivos; 4) la relación entre teoría y práctica en el ámbito de las ciencias sociales es primordialmente técnica (esto es, el conocimiento de las ciencias sociales puede usarse para predecir la mejor manera de concretar un curso de acción), y 5) los procedimientos de verificación y falsabilización de las ciencias sociales deben apoyarse en técnicas científicas y «datos duros», que conduzcan a resultados 55 Alfred Schutz y Thomas Luckmann, The Structure of the Life-World (Evanston, Illinois: Northwestern University Press, 1973 [Las estructuras del mundo de la vida, Buenos Aires: Amorrortu editores, 1977]).

409. 46 principios orientadores. La mejor manera de calibrar la circularidad del argumento es ver la naturaleza de la ideología que este camufla tenuemente. En esta forma de racionalidad educativa falta la interacción dialéctica entre el conocimiento, el poder y la ideología. Las fuentes de esa ausencia pueden encontrarse en la confusión entre objetividad y objetivismo, una confusión que, u n a vez definida, pone al desnudo los pilares ideológicos consei-vadores del paradigma educativo positivista.

Antes bien, sostenemos que la noción misma de objetividad se basa en criterios normativos establecidos por comunidades de investigadores y trabajadores intelectuales en cualquier campo dado. El quid es que resulta imposible alcanzar una indagación intelectual y una investigación libres de valores y normas. Separar los valores de los hechos y la indagación social de las consideraciones éticas carece de sentido. "^"^ Pero no se trata de una mera cuestión de error intelectual; también es una deficiencia ética.

Download PDF sample

Rated 4.65 of 5 – based on 10 votes